jueves, 19 de octubre de 2017

Arpa (Dulce María Loynaz)

                              Para Margarita y su arpa: dos arpas


¿Quién toca el arpa de la lluvia?
Mi corazón, mojado, se detiene a escuchar
la música del agua.
El corazón se ha puesto
a escuchar sobre el cáliz de una rosa.
¿Qué dedos pasan por las cuerdas
trémulas de la lluvia?
¿Qué mano de fantasma arranca
gotas de música en el aire?

El corazón, suspenso, escucha:
La rosa lentamente se dobla bajo el agua...
      
Juegos de agua (1947)

jueves, 12 de octubre de 2017

Rojo cadmio (María Isabel Saavedra)

Algo glorioso e irremediable es el silencio
Inunda y hace bullir el vaso de la espera.
“No te distraigas –dice la mujer recóndita que alerta--,
sin asidero, en el arrebol de la tarde sin sombra”.
Una formación de gaviotas acaricia
las penúltimas limaduras de sol y canta.
Puedo escucharlo.
La gardenia de mi patio nunca me pareció más hermosa.

"Poemas inéditos" (2013)

jueves, 5 de octubre de 2017

Dime que sí (Rafael Alberti)

Dime que sí,
compañera,
marinera,
dime que sí.
Dime que he de ver la mar,
que en la mar he de quererte.
Compañera,
dime que sí.
Dime que he de ver el viento,
que en el viento he de quererte.
Marinera,
dime que sí.
Dime que sí,
compañera,
dime,
dime que sí.
‘Triduo del Alba’ en ‘Marinero en Tierra’ (1924)

jueves, 28 de septiembre de 2017

Junto al Huécar (Antonio Colinas)

He traído hasta este valle
mi cabeza sobrecargada de ideas,
mi corazón abrumado de sentimientos,
pero aquí, en su paz, he sabido
del silencio de la nada,
de la sublime purificación del vacío.

Al amanecer,
me he librado de las ideas
y de las pasiones;
las he dejado en orilla apartada
las he visto discurrir río abajo
sobre las aguas claras de la hondonada.
Ahora, mi cabeza
sólo es ese peñasco amarillento
lavado por la nieve y los soles;
mi corazón sólo es soto de álamos
tembloroso en su olvido de luz y gorriones.

Esos álamos que en verano
tendrán aroma y plata en sus hojas;
esos álamos que en invierno pueden ser
troncos abatidos
bajo hacha de leñador.

"Los silencios del fuego" (1992)

jueves, 21 de septiembre de 2017

El otoño cruzaba (Ángel González)

El otoño cruzaba
las colinas de débiles
temblores. Cada
hoja caída
estremecía toda una montaña
Leve rumor de luces y de brisas
rodaba por el valle,se acercaba.
Los pájaros dejaban bruscamente
temblorosas las ramas
cayéndose hacia el cielo, arrebatados
por una fuerza extraña.
Las carnosas ortigas
se apretaban
como un rebaño
inquieto. Levantaban del agua
su cabeza, los juncos.
Las verdinegras zarzas
se crecían.
Imperceptibles, más delgadas
por la tensa postura de su espera,
las hierbas, anhelantes…

Tú llegabas,
y una amarilla paz de hojas caídas
reponía el silencio a tus espaldas.

"Áspero Mundo" (1956)

jueves, 14 de septiembre de 2017

La rosa necesaria (Jose Ángel Valente)

La rosa no;
La rosa sólo
Para ser entregada.

La rosa que se aísla
En una mano, no;
La rosa
Connatural al aire
Que es de todos. La rosa no, 
Ni la palabra sola.

La rosa que se da
De mano en mano,
Que es necesario dar,
La rosa necesaria.
La compartida así,
La convivida,
La que no debe ser
Salvada de la muerte,
La que debe morir
Para ser nuestra,
Para ser cierta.
Plaza,
Estancia, casa
Del hombre,
Palabra natural,
Habitada y usada
Como el aire del mundo

A modo de esperanza (1954) 


jueves, 7 de septiembre de 2017

Yo no soy inocente...(Chantal Maillard)

Yo no soy inocente. ¿Lo es usted?
La realidad está aquí,
desplegada. Lo real acontece
en lo abierto. Infinito. Incomparable.
Pero el ansia de repetirnos
instaura las verdades.
Toda verdad repite lo inefable,
toda idea desmiente lo-que-ocurre.
Pero las construimos
por miedo a contemplar la enorme trama
de aquello que acontece en cada instante:
todo lo que acontece se desborda
y no estamos seguros del refugio.

Bien pensado, es posible que Platón
no sea responsable de la historia:
delegamos con gusto, por miedo o por pereza,
lo que más nos importa.

"Matar a Platón" (2004)